Obsesión II

Obsesión II

No, no perdían el tiempo. Aquel cuarto era un compendio entre una sala de torturas y una fría habitación de hospital. Atemporal, práctica, sin excesos, sin adornos, con todo lo que se necesita y con nada que nos sea imprescindible. Yo, copa en mano, me dejaba hacer....
Obsesión I

Obsesión I

¿Que qué hago yo aquí? Eso mismo me pregunté aquel día que decidí adentrarme en tan sórdido local. No tenía desperdicio. No quería sorprenderme, aunque lo hice. Sabía de su existencia y de las prácticas que allí se realizaban, pero siempre fui reacio a entrar. No iba...