La palabra prohibida

La palabra prohibida

Este Capitán no tiene equipo. Perdido en el balanceo hostil de una percha vacía que el viento grosero ocasionó, apoya la cabeza en las palmas de las manos. La presión deforma las mejillas y obliga al guiño. Se recrea en el dolor que los codos producen hincados con...